Capacidad, creatividad y compromiso con la tarea: la teoría de los tres anillos que potencia el talento

Los estudiantes que poseen la combinación de estos tres rasgos muestran un comportamiento dotado.

Genios, superdotados, talentosos o brillantes son algunos de los diferentes términos y definiciones que se usan para describir a un grupo de niños que sobresale en cuanto a inteligencia, capacidad, habilidad y rendimiento.

“Todos estos conceptos hacen referencia a realidades diversas, pero que, a pesar de sus diferencias, merecen atención en los contextos educativos y sociales y ese es, precisamente, el objetivo que persigue la teoría de los tres anillos”, indicó Elena Sanz, psicología clínica y psicoterapeuta cognitiva en Valladolid.

La especialista comentó que la citada teoría fue realizada por el psicólogo educativo estadounidense Joseph Renzulli y explicó: “Parece ser una de las más completas y de las que, a efectos prácticos, ofrece mejores soluciones debido a que postula que la inteligencia no es un factor unitario, sino que existen diversas clases y es necesario que se combinen diferentes elementos para poder hablar de sobredotación”.

Qué es la teoría de los tres anillos
“Cuando hablamos de superdotación, existen dos corrientes enfrentadas. Por un lado, algunos autores postulan que solo se debe reconocer como parte de esta categoría a aquellos niños que, de hecho, demuestran de forma evidente unas capacidades o un rendimiento superior a la media”, señaló Sanz.

En tanto, añadió: “Por otro lado, hay quienes defienden que se debe considerar el potencial. Esto es, que se hace necesario identificar y apoyar a esos niños que, bajo las condiciones adecuadas, podrían desarrollarse y sobresalir”.

La teoría de los tres anillos no es tanto un modelo de “identificación” o de diagnóstico, sino más bien un modelo de intervención educativa. “El foco está puesto en potenciar esas condiciones que permitirían la aparición del comportamiento superdotado y no se considera que este sea una característica estable y absoluta, más bien un conjunto de conductas que pueden desarrollarse dentro de un marco específico”, dijo la psicóloga.

Principales componentes de los superdotados
Para poder hablar de superdotación debe darse la interacción de tres factores:

Capacidad cognitiva por encima de la media: este factor hace referencia al pensamiento convergente, al nivel intelectual o a los rasgos cognitivos, que son los que tradicionalmente se midieron para detectar superdotación. Incluye aptitudes generales (como la memoria o el razonamiento espacial), pero también el desempeño en áreas específicas (como las matemáticas o la música). La capacidad cognitiva se mide mediante test psicométricos y pruebas de inteligencia estandarizadas. Sin embargo, para determinarla, es fundamental que se utilicen también otros criterios y fuentes de información como el rendimiento escolar y los informes y las opiniones de las personas más cercanas al niño.
Creatividad: hace referencia al pensamiento divergente, la originalidad, la capacidad de proponer un enfoque novedoso al abordar una tarea o cuestión. La visión, el ingenio y la capacidad de cuestionarse lo establecido son puntos clave en este elemento.
Compromiso con la tarea: este último factor habla de la perseverancia, la fuerza de voluntad, la motivación o la implicación con la tarea que se aborda. Es, en suma, la capacidad para sumergirse profundamente en el problema y perseverar, persistir hasta alcanzar el propósito. Está relacionado también con la iniciativa y la confianza en uno mismo.
Según el modelo de los tres anillos, es necesario que estos tres elementos estén presentes e interactúen para que tenga lugar el comportamiento superdotado o la producción creativa. Todos ellos son igual de importantes.

Implicaciones de la teoría de los tres anillos
El comportamiento superdotado puede desarrollarse en ciertas personas y en determinadas circunstancias. La capacidad cognitiva es el factor más estable en el tiempo, mientras que la creatividad y la implicación depende en gran medida del momento y el contexto. No es que la persona se vuelva más o menos creativa o perseverante, sino que la expresión de estos rasgos es variable.

 

Una alta capacidad cognitiva, o un cociente intelectual elevado, no es suficiente para alcanzar el éxito escolar o profesional. De hecho, a partir de un cierto nivel intelectual, el éxito depende mucho más de factores como la creatividad o la motivación del logro.

Todos aquellos niños que destaquen en algún área o presenten signos de precocidad en su desarrollo merecen intervenciones educativas apropiadas, incluso cuando aún no se pueda hablar de sobredotación o talento.

“Este último punto es el más relevante. En ocasiones se considera que los niños talentosos o superdotados lo son y siempre lo serán y, por tanto, no es necesario intervenir desde el exterior, pero lo cierto es que una inadecuada respuesta educativa, la falta de motivación o las malas relaciones sociales pueden afectar de forma negativa esas potencialidades sobresalientes y “apagarlas” o impedir su desarrollo”, expresó Sanz.

Conclusiones sobre la teoría de los tres anillos
La especialista señaló que, ya sea que un niño presente un talento aislado o varios combinados, precisa un enriquecimiento educativo que le ayude a convertir ese potencial o esa “alta capacidad” en un verdadero rendimiento superior.

“En otras palabras, la propuesta es utilizar estos tres anillos y la interacción entre ellos, para permitir que realmente emerja el talento. Si queremos que el comportamiento superdotado se presente, es necesario alimentar no solo las capacidades intelectuales, sino también la creatividad y la implicación en la tarea”, culminó la psicóloga.

 

Gracias por calificar! Ahora puedes decirle al mundo como se siente a traves de los medios sociales.
Lo que acabo de ver es..
  • Raro
  • Asqueroso
  • Divertido
  • Interesante
  • Emotivo
  • Increible

DEJANOS TU COMENTARIO