Cambios emocionales y resistencia a ir a la escuela: dos señales de alerta frente al bullying

El acoso escolar no siempre es fácil de detectar debido a que muchos niños y adolescentes no le cuentan a sus padres lo que sucede más allá del hogar. Por eso es importante saber ver e interpretar los cambios emocionales y de comportamiento que experimentan.

Las señales de alerta de quienes padecen acoso escolar no siempre son directas, pero los especialistas consideran que los cambios de comportamiento y del estado de ánimo se suelen manifestar de diferentes maneras, según Diana Díaz, directora de las Líneas de Ayuda de la Fundación ANAR (organización sin fines de lucro dedicada a la defensa de los derechos de los niños y adolescentes en situación de riesgo y desamparo mediante proyectos en España y Latinoamérica).

“El niño se muestra más retraído, melancólico, triste o bien más agresivo e irascible”, indicó Díaz, mientras que dijo que las alarmas deben encenderse si se trata de comportamientos que no mostraba antes., ya que, hay menores que, ante una situación de acoso, empiezan a mostrar más síntomas de tipo psicosomático, como dolor de estómago y de cabeza, que además son más intensos ciertos días de la semana, como los domingos por la tarde.

Otra de las señales a tener en cuenta es si el niño dice que no quiere ir a clase y se resiste a entrar cuando llega al colegio, a la vez que conviene prestar atención al aislamiento social, especialmente cuando el menor deja de querer estar con sus familiares y amigos de toda la vida.

La relación con sus pares y el rendimiento escolar
Ramiro Ortegón, que preside la plataforma de recursos frente al bullying PDABullying.com, manifestó que es importante observar cómo el niño se relaciona con sus pares y “ver si hay cambios en su forma de afrontar las situaciones que se presentan”.

 

También se debe advertir si hubo un descenso súbito del rendimiento en la escuela porque puede ser otro posible indicador de acoso, mientras que muchos menores que sufren bullying cambian sus hábitos saludables, dejan de practicar actividad física y no se quieren duchar.

Ortegón señaló que el niño víctima de acoso también experimenta cambios en su sentido de vida es decir, aquello que quiere hacer, sus metas a corto, medio y largo plazo y, ante la pregunta acerca de qué quiere ser cuando sea mayor, su respuesta puede variar significativamente.

El bullying no crece, pero sigue en niveles preocupantes
Si bien los signos de alerta son importantes, también lo es saber las cifras del bullying, ya que uno de cada cuatro alumnos (24,4%) percibe que existe acoso escolar en su clase, según revelan los datos de un estudio sobre acoso escolar que acaban de presentar las fundaciones Mutua Madrileña y ANAR.

Según el informe, la modalidad más común fue la que incluía insultos y burlas (89,5%), mientras que, entre los motivos por los que se produce el acoso escolar, los alumnos encuestados destacan el aspecto físico de la víctima (56,5%) y las cosas que hace o dice (53,6%), y menos frecuentes son las buenas notas (20,7%) .

En cuanto a los atacantes, del estudio se desprendió que en el 72,6% de los casos, la agresión se lleva a cabo entre varias personas y, al consultarles a los jóvenes si participaron en alguna situación de bullying o ciberbullying sin darse cuenta, uno de cada cuatro (24,4%) reconoció que sí.

Otro aspecto llamativo es el que un 45,4% de los alumnos percibe que su profesor no hace nada y hasta seis de cada diez (61,7%) que su centro escolar no adopta ninguna medida.

 

Gracias por calificar! Ahora puedes decirle al mundo como se siente a traves de los medios sociales.
Lo que acabo de ver es..
  • Raro
  • Asqueroso
  • Divertido
  • Interesante
  • Emotivo
  • Increible

DEJANOS TU COMENTARIO