Ultimas Noticias

Abuelos en sus casas: cómo manejar el rechazo a la ayuda

Al envejecer, el cuerpo experimenta muchos cambios a los que hay que adaptarse. Aparecen limitaciones físicas, pero también pueden ser psicológicas y emocionales.

La atención de las personas mayores puede ser desafiante, sobre todo si un ser querido no quiere recibir ayuda. Es el caso de Noelia C., hija única que tiene su mamá de 87 años y no hay cuidadora que sea de su agrado.

“La semana pasada una vecina la encontró sentada en la vereda, descalza. Le había bajado la presión. La vecina, que no conocía hasta ese momento, la acompañó hasta su casa que queda a unas seis cuadras. En el camino, mi mamá se le desvaneció dos veces, supo darle algo dulce y con eso pudieron llegar al domicilio y llamar a un médico. Por suerte, le comentó que yo trabajo en un negocio frente a la estación de tren y mi vecina rápidamente llamó a una amiga que trabaja en el local de al lado. Así me enteré. Si no, mi mamá no me dice nada”, relata Noelia. Esta vez la red de contención se armó y funcionó rápidamente, pero ¿y si falla?

Según Silvia Perelis (M.N. 20.404), psicóloga especialista en Gerontología, “cuando una persona mayor rechaza la ayuda que queremos brindarle, quien la está ofreciendo, necesita orientación. Ninguna persona en nuestra sociedad está familiarizada con las dificultades que enfrenta una persona mayor en la vida cotidiana”.

“Si bien cada persona es un mundo y la capacidad de adaptarse a las realidades difieren por carácter, nivel socioeconómico o entorno social, es importante que, cuando no logremos restaurar un equilibrio, salgamos del plano personal al profesional”, sugiere la especialista.

Una recomendación para el diálogo es, en primer lugar, dar cuenta que todos necesitamos asesoramiento y apoyo para movernos en un mundo complejo. Hay que tener en cuenta que se trate de un hijo, amigo o vecino que desea brindar colaboración a una persona mayor, también seguramente alguna vez la habrá necesitado de un abogado, un contador o un financista a la hora de tomar alguna decisión. Esto es similar aunque mucho más significativo ya que se trata de la calidad de vida de un ser humano.

“El tema no es necesitar orientación o apoyo, sino la imposición de un desenlace”, diferencia Perelis.

No imponer los cuidados del adulto mayor
En primer punto, es imprescindible que la persona mayor sienta que tiene poder de decisión en lo que está ocurriendo, y que lo que tenga que decir va a ser escuchado. No es bueno imponer los cuidados.

Aceptar ayuda puede significar renunciar a la privacidad y ajustarse a las nuevas rutinas. Como consecuencia, la persona mayor puede sentirse asustada y vulnerable, enojada por necesitar ayuda o culpable por la idea de convertirse en una carga para la familia y los amigos.

Abuelos en sus casas: cómo manejar el rechazo a la ayuda
“En mi caso, cada cuidadora que llevo tiene un defecto, a la última la acusó de robo”, reconoce Noelia que si bien vive en la zona, trabaja y no sabe qué hace la madre en su día a día porque por más que pregunte, la señora prefiere no contarle para que no la controle o sienta obligación de acompañarla.

“Tampoco quisiera internarla en un geriátrico porque está lúcida, en líneas generales su salud está bien, pero ese día que la encontró mi vecina, por ejemplo, se había ido al dentista caminando y sin turno, pero se encontró con que comenzaba a atender dos horas después. Hacía mucho calor, seguro fue un golpe de calor”.

Las estrategias más eficaces para manejar la resistencia al cuidado
Para la psicóloga, el camino es “abrir un diálogo en el que nos reconozcamos como adultos compartiendo -por experiencia, cercanía, afecto o familiaridad – una nueva situación. Es un buen inicio para buscar juntos asesoramiento, acompañamiento profesional y llegar a una resolución acordada”.

Respetar el poder de decisión que conserven y escuchar su opinión siempre será positivo. (Foto: Adobe Stock)
Respetar el poder de decisión que conserven y escuchar su opinión siempre será positivo. (Foto: Adobe Stock)
La resistencia a los cuidados es un desafío. Mantener al adulto mayor involucrado en las decisiones sobre su cuidado y explicarle los beneficios de la asistencia, podría lograr que se sienta más cómodo con respecto a aceptar ayuda.

Desde el ministerio de Salud de la Nación, a través de Residencias de Larga Estadía se brinda atención integral a personas mayores que no tienen obra social ni recursos económicos. En estos espacios, reciben los cuidados que necesitan y promueven su derecho a una vida activa a través de distintas actividades.

También hay una plataforma para contactar cuidadoras y cuidadores domiciliarios formados de todo el país. Además, hay datos de cursos de capacitación para el cuidado de personas mayores, para que quien quiera iniciarse o perfeccionarse en la tarea.

 

Gracias por calificar! Ahora puedes decirle al mundo como se siente a traves de los medios sociales.
Lo que acabo de ver es..
  • Raro
  • Asqueroso
  • Divertido
  • Interesante
  • Emotivo
  • Increible

DEJANOS TU COMENTARIO