Orgasmo femenino: ¿cómo influye el suelo pélvico?

El orgasmo femenino siempre fue objeto de discusión y desinformación. Hay muchos mitos y creencias que fueron desmentidos, pero siguen siendo muy vigentes. El importante rol del suelo pélvico.

El orgasmo, tanto de hombres como de mujeres, cumple una función psicológica y fisiológica. Por eso es importante que los especialistas en medicina sexual y los sexólogos difundan certezas basadas en la ciencia y en la base biológica del orgasmo femenino a todas las mujeres, y no basada en prejuicios u opiniones personales.

Descartando mitos
Un mito muy común lo encontramos en los términos «orgasmo vaginal» u «orgasmo activado vaginalmente». Ambos suelen hacer referencia al orgasmo obtenido mediante penetración vaginal, sin estimulación directa del clítoris externo. Sin embargo, el orgasmo vaginal no tiene ninguna base científica porque es un órgano poco sensible y no tiene ninguna estructura anatómica que pueda provocar un orgasmo. Durante el orgasmo se contrae la musculatura perineal, especialmente de los músculos bulbocavernosos e isquiocavernosos. Estos músculos se extienden a ambos lados de la vulva (delimitados por los labios genitales). Durante la excitación sexual (y la erección del clítoris) se contraen de forma involuntaria y continua favoreciendo la excitación y provocando el orgasmo femenino.

El papel del suelo pélvico
Las alteraciones sexuales están profundamente relacionadas con los síntomas del tracto urinario y es por eso que más del 40% de las mujeres con infecciones urinarias recurrentes, incontinencia o prolapso de uretral sufren un deterioro en su vida sexual. Las alteraciones uro-genitales suelen provocar libido baja, sequedad vaginal y disminución de la tasa e intensidad de los orgasmos, y se genera un círculo vicioso de alteración estructural y emocional que impide el desarrollo de una vida sexual plena.

Los músculos del suelo pélvico son los responsables directos de la cantidad e intensidad de sensaciones que siente una mujer durante las relaciones sexuales. Las contracciones rítmicas del suelo pélvico contribuyen a la excitación y a la capacidad de alcanzar el orgasmo. Además, los ejercicios para el suelo pélvico mejoran el tono muscular y la circulación de los órganos pélvicos. Esto es especialmente beneficioso para los músculos más pequeños del suelo pélvico, que son los responsables de engordar y erguir el clítoris cuando las mujeres están excitadas. Por eso, mantener la musculatura perineal en condiciones saludables de fuerza, resistencia y elasticidad favorece el desarrollo de relaciones sexuales satisfactorias. Por ejemplo, los ejercicios de Kegel son perfectos para fortalecer el suelo pélvico y entrenar los músculos perineales (entre ellos los músculos isquiocavernosos y bulbocavernosos).

Ejercicios de Kegel para fortalecer
El primer paso es identificar los músculos del suelo pélvico. Una vez que haya identificado puede hacer los ejercicios en cualquier posición, aunque al principio le resultará más fácil hacerlos acostada.

Para hacer los ejercicios de Kegel, imagine que está sentada sobre una bolita y contraiga los músculos pélvicos como si estuviera levantando la bolita. Primero realice esto durante 3 segundos a la vez; luego descanse otros 3 segundos.

Concéntrese en tensar sólo los músculos del suelo pélvico y preste atención de no flexionar los músculos del abdomen, los muslos o los glúteos. Evite contener la respiración y respire de manera normal durante los ejercicios.

Repita los ejercicios 3 veces al día. Trate de hacer por lo menos 3 series de 10 a 15 repeticiones al día.

 

Gracias por calificar! Ahora puedes decirle al mundo como se siente a traves de los medios sociales.
Lo que acabo de ver es..
  • Raro
  • Asqueroso
  • Divertido
  • Interesante
  • Emotivo
  • Increible

DEJANOS TU COMENTARIO