Muchas investigaciones sugieren que permanecer sentado durante más de 8 horas en el día es perjudicial para su bienestar físico y mental. El sedentarismo excesivo está relacionado con más de cuarenta problemas de salud, entre ellos el aumento de riesgo de enfermedades cardiovasculares, diabetes, e incluso cáncer. El sedentarismo se considera hoy en día una epidemia. Las personas, sin importar su edad y ya desde la adolescencia e incluso a veces en la niñez, permanecen sentadas más horas de lo saludable. Cuando estamos mucho sentados, nuestro gasto calórico se reduce, nuestros músculos pierden fuerza y la circulación sanguínea se hace más lenta. En cambio al caminar, le damos a nuestro cuerpo una inyección de vida. Nuestros antepasados ??ciertamente no pasaban largas horas en la misma posición cada día, y esto es lo que nuestro cuerpo tiene que hacer–el movimiento de un cazador-recolector, que incluía una variedad de posiciones del cuerpo y movimiento interrumpido al sentarse ocasionalmente y quedarse quieto. Reducir el sedentarismo Las técnicas más eficaces para combatir el sedentarismo incluyen las que se enfocan directamente en el tiempo que está sentado, tales como instalar un escritorio llamado de pie, donde se puede trabajar parado por cortos períodos. También se propone crear consciencia de ese tiempo que permanecemos sentados para reducirlo todo lo que se pueda. Por ejemplo, la investigación realizada por el Dr. James Levine y sus colegas mostraron, que instalar escritorios de pie reduce el tiempo de estar sentado en ocho horas y reduce el tiempo sedentario en 3.2 horas, en el transcurso de 40 horas laborales. El primer paso para cambiar su comportamiento es reconocer que hay un problema. Con este fin, los expertos recomiendan monitorear el tiempo que pasa sentado, porque una vez que sepa con certeza el tiempo que pasa sentado, puede tomar medidas para reducirlo. El Dr. David Alter, autor de un estudio que encontró que el sedentarismo excesivo estuvo ” relacionado con resultados perjudiciales en la salud, independientemente de la actividad física, afirma que “la persona tiene que crear metas alcanzables y buscar oportunidades para incorporar una mayor actividad física– y estar menos tiempo sentado–en su vida diaria. Por ejemplo, en el trabajo, ponerse de pie o moverse de uno a tres minutos cada media hora; y cuando esté viendo la televisión, póngase de pie o haga ejercicio durante los comerciales”. La clave es moverse más Si tiene un trabajo de oficina y tiene que pasar algún tiempo sentado o de pie, recuerde que esto a menudo puede ser intercalado con el movimiento regular. Por ejemplo, puede caminar mientras habla por teléfono y romper los períodos que esta de pie o sentado al hacer ejercicios simples en su escritorio. Las personas que tienen como objetivo levantarse y caminar alrededor de dos minutos cada hora, aumentaron su esperanza de vida en un 33 % en comparación con aquellas que no lo hicieron. Las personas que se pusieron de pie durante dos minutos por cada hora no obtuvieron los beneficios que los que caminaron durante dos minutos. Este es un punto importante, ya que tiene que evitar el error de simplemente intercambiar una actividad sedentaria (sentado) para otra que básicamente es la misma (de pie sin movimiento). El investigador Melvyn Hillsdon de la Universidad de Exeter, explicó: “… El problema radica en la ausencia de movimiento y no en el tiempo que pasa sentado… Cualquier postura fija donde el gasto energético sea bajo puede ser perjudicial para la salud, ya sea estar sentado o parado.” Por ejemplo, estar mucho tiempo parado puede causar dolor de espalda, varices e incluso empeoramiento de los padecimientos como enfermedades cardiacas y la artritis. Por otro lado, permanecer parado por seis horas al día puede reducir el riesgo de obesidad hasta en un 35 % dependiendo de su género. Lo ideal sería que tratara de tener un equilibrio entre estar sentado, y estar de pie y moverse. Una de las mejores maneras de hacer esto es al monitorear no sólo el tiempo que está sentado, sino también el número de pasos que da cada día. Diez mil pasos al día Hay más de 300 estudios de investigación revisada ??por pares que están analizando los efectos en la salud de dar 10 000 pasos diarios. Entre ellos se encuentran los estudios que demuestran que esta intervención sencilla puede ayudar a la pérdida de peso y la presión arterial. Según el Servicio Nacional de Salud del Reino Unido (NHS, por sus siglas en inglés), la persona promedio sólo da entre 3000 y 4000 pasos por día. Se puede utilizar un podómetro o uno de los más recientes dispositivos portátiles de fitness, para averiguar qué tan lejos normalmente se camina y ajustar el movimiento según sea necesario para lograr dar 10000 pasos diarios. Un estudio encontró que dar 10000 pasos al día no fue suficiente para mejorar la composición corporal en las mujeres posmenopáusicas. Se recomendaron 12500 pasos para mejorar la salud en este grupo. Es posible que los niños también necesiten dar más de 10000 pasos al día.

“Creo que subestimamos lo imporante que es el contacto físico en nuestra interacción social. El toque humano es clave para nuestra superviviencia, está en nuestro ADN”, explicó Robin Dunbar, psicólogo evolutivo, para la BBC.

Además, es un sentido que ha adquirido una nueva resonancia durante la pandemia, ahora que tenemos que mantener la distancia y no hemos abrazado a amigos ni a familiares con los que no vivimos en más de medio año.

El tacto es el primer sentido que desarrollamos. ¿Qué pasa cuando tocamos a otras personas? ¿Y por qué es tan especial?

“Cuando tocas a otras personas tu cerebro lo procesa con diferentes mecanismos”, le contó a la BBC Katerina Fotoloulou, profesora de Neurociencia Psicodinámica.

“Fue apenas en la década de 1990 que descubrimos que en los seres humanos tenemos un conjunto especializado de células en la piel, que luego viajan con vías especializadas a partes particulares del cerebro. Ese sistema se llama C-Tactile”.

Los sensores en la piel nos permiten experimentar presión, vibración y dolor, así como temperatura y placer físico.

Esos sensores se adaptan rápidamente al tacto ligero, por eso después de ponernos la ropa, en un momento olvidamos que está tocando nuestra piel, a menos de que por alguna razón nos esté incomodando, por supuesto.

La prueba
Más de 40.000 personas de 112 países participaron del The Touch Test, el estudio que lanzaron la BBC y Wellcome Collection en enero pasado.

Los hallazgos muestran cuánto valoramos el contacto interpersonal, algo que los especialistas en salud tienen muy presente, particularmente en medio de la pandemia.

En una situación en la que no podemos tocar a las personas en nuestra vida cotidiana que normalmente tocamos, no es que se va a derrumbar todo instantáneamente. Pero nuestros sentimientos de conexión, de empatía, de confianza se irán degradando lentamente”, explicó Linden.

El problema, en su forma más severa, es conocido como “Hambre de piel” o “Sed de piel”.

Y es que extrañamos profundamente tocar y ser tocados pues cuando sucede se libera ese maravilloso elixir que se conoce como endorfinas.

No por nada, al describir el contacto físico, a pesar de provenir de tal variedad de países, los participantes en el estudio usaron unas palabras mucho más que otras.

Las 5 cosas que a la gente más le gusta tocar:
– Piel… de un animal peludo y suave

– Terciopelo

– Seda

– Algodón

– Piel… de humano (no sabemos cuán peludo)

Las 5 cosas que a la gente menos le gusta tocar:
– Cosas babosas

– Papel de lija

– Nylon

– Lana

– Metal

Gracias por calificar! Ahora puedes decirle al mundo como se siente a traves de los medios sociales.
Lo que acabo de ver es..
  • Raro
  • Asqueroso
  • Divertido
  • Interesante
  • Emotivo
  • Increible

DEJANOS TU COMENTARIO