Ultimas Noticias

Diez indicios para detectar si sufres maltrato psicológico

La violencia psicológica también puede acabar contigo
Una de cada tres mujeres (35%) en el mundo ha sufrido violencia física o sexual por parte de su pareja, según indican los datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS). Lo más trágico de esta situación es que el 38% de los asesinatos de mujeres que se producen en el mundo son cometidos por su pareja masculina.

Sin embargo, el daño físico no es la única forma de violencia. El maltrato psicológico o ejercer conductas de control sobre la pareja también pueden minar y destruir a una persona. A veces estas conductas perjudiciales están escondidas tras detalles sutiles del día a día, de manera que la víctima no es siempre consciente del todo.

Tu mente está secuestrada, pero aún no lo sabes

No puedes dormir bien, tienes una sensación de angustia constante que te impide ser espontánea y tomar decisiones con facilidad, observas que ya no tienes la misma concentración en el trabajo o en tus tareas cotidianas, comienzas a tener lagunas o pérdidas de memoria preocupantes, experimentas falta de ilusión por el futuro. Pensamientos negativos rondan tu cabeza todo el día: dudas de ti misma, sientes culpabilidad, miedo…e incluso temes contar o compartir estos temores e inquietudes con tu círculo. Cada día te sientes menos atractiva y capaz de nada (todo es inaccesible e imposible para ti), en definitiva, tienes la autoestima por el suelo.

Estos son algunos de los síntomas de alguien que sufre maltrato psicológico, según indica Roser Batalla, psicóloga experta en violencia de género y trauma del Col·legi Oficial de Psicologia de Catalunya ¿Te sientes así?, ¿sospechas en tu fuero interno que algunas de las conductas de tu pareja no son normales? Si aún no lo tienes claro, podría ayudarte recurrir a ayuda psicológica por parte de un profesional.

No obstante, Batalla nos ofrece algunas claves para reconocer estas conductas tóxicas de tu pareja que podrían estar destruyendo tu autoestima y a las que tal vez deberías replantearte ponerle fin:

1. No te sientes libre de pensar, decidir, actuar ni valorar. Siempre tienes esa necesidad de consultarlo todo antes, ya que siempre te asalta la duda de ‘qué pensaría él o cómo va a reaccionar’.

2. No dispones de tu dinero por completo, él es quien lo maneja y quien decide para qué y cómo se destina.

3. No puedes vestir como quieras, te preocupa si enseñas demasiado o si él aprobará el look.

4. No puedes llegar a la hora que quieras a casa, tienes un toque de queda como si fueras una adolescente. Tienes que pedir permiso o dar explicaciones cada vez que entras y sales.

5. No tienes criterio dentro de tu propia casa o dentro de tu relación. Cuando algo no va bien, toda la responsabilidad cae sobre ti, siempre eres la única responsable. A veces sientes culpa.

6. No puedes ofrecer nunca tu punto de vista sobre ningún tema, cada vez que lo intentas sientes que te has metido en una especie de ‘túnel del terror’. Tus opiniones, inquietudes o pensamientos valen menos a sus ojos hasta el punto de que incluso tú misma cuestiones su valía.

7. No tienes el control total sobre tu vida. Él es quien revisa tus horarios, amistades, mensajes del móvil y redes sociales, dinero, tiempo libre, ropa… Acostumbras a pasarle casi un ‘informe pormenorizado’ de tu día entero.

8. No te sientes valorada, estás metida en una espiral de chantajes y reproches. Vives con miedo, ya que temes su reacción o temes la manera en la que él se toma las cosas.

9. No tienes tantos amigos como antes. Antes eras una persona sociable, pero tu círculo de amigos se ha reducido al mínimo. De todas formas, tampoco te atreves a contarles a tu entorno nada respecto a tus problemas de pareja.

10. Tienes miedo.

Batalla asegura que si te sientes reflejada con la mayoría de estas situaciones, ya no eres tú misma porque estás en un segundo plano y la voz de otra persona se ha ‘colado’ en tu cabeza diciendo lo que debes o no hacer, significa que “tu mente ha sido secuestrada por alguien muy cercano a ti”.

“Esta voz interna solo te pone sobre aviso de lo que te vas a encontrar en casa, esa voz materializada en carne y hueso que puede pegar, empujar, asustar, amenazar… Aquel a quien conoces y con quien vives, la persona que se ha metido dentro de tu ser y ahora domina tu voluntad para que te sometas a la suya”, explica la psicóloga.

La experta asegura que ser consciente de todas las emociones desagradables y el miedo que conlleva este ‘secuestro’, son indicios suficientes como para que te marches y así te liberes: “Habla con los que te rodean, acude a un especialista o llama a la policía si es necesario, ellos te ayudarán a recobrar tu vida, volver a quererte y cuidarte, pero tienes que dar ese paso”, concluye.

Gracias por calificar! Ahora puedes decirle al mundo como se siente a traves de los medios sociales.
Lo que acabo de ver es..
  • Raro
  • Asqueroso
  • Divertido
  • Interesante
  • Emotivo
  • Increible

DEJANOS TU COMENTARIO