¿Cucharita? ¿De parados? El hilo rojo que une las poses sexuales con la personalidad

Lo clásico puede hablar de una crianza estricta. Lo impredecible, de creatividad. La visión de género también influye.

El Kamasutra, un antiguo texto hindú sobre sexo, muestra un total de 64 posiciones para hacer el amor. La forma en que se combinen esos movimientos y posturas hablaría de la personalidad.

“Uno se va a relacionar con la sexualidad desde diferentes lugares. Si la persona tuvo una crianza con una educación más restrictiva o no tuvo directamente una educación sexual, probablemente vaya a las posiciones más clásicas”, detalla la sexóloga y psicóloga del Hospital de Clínicas, Viviana Wapñarsky (M.N. 24.433).

Kate Taylor, una de las expertas más consultadas sobre sexo en Inglaterra, definió algunas características de la persona a la hora de preferir alguna postura en particular. Acá, las seis más frecuentes:

1. Misionero
La mujer boca arriba, apoyada en su espalda. Es la posición más tradicional e íntima pero puede tentar a la rutina. Según Taylor, lo mejor es envolverse entre brazos y piernas, además de sumar besos. “No es la posición más estimulante para él, como el perrito, pero le da la oportunidad de apreciar el disfrute de su pareja”, agrega.

2. Cucharita
Cuerpos ahuecados y juntos. Es la postura más elegida durante el embarazo y si se tiene dolor de espalda, por ejemplo. “Para la mujer o el hombre que está por delante, le resulta funcional si tal vez está fantaseando con otra persona o no le gusta la barba o el aliento de su pareja ubicada detrás”, opina Taylor y señala que quien hace de “cuchara”, puede tener la ventaja de explorar con sus manos la silueta del compañero o compañera.

3. Perrito
Es un aliado de la persona que se ubica así cuando quiere “apurar” la situación. “Es que la mayoría de los hombres terminan rápido en esta posición”, argumenta la especialista británica. “Es la postura más primitiva y animalista. Ofrece una vista sexy y una sensación más profunda para el que está penetrando”, asegura.

4. 69
Consiste en estimular los genitales de la pareja en simultáneo. La ubicación puede ser todo un desafío físico. Si la persona prefiere estar por sobre la otra, demuestra una confianza corporal alta, y que le gusta tomar el mando, según la sexóloga.

5. De pie
Para los más aventureros, hacerlo de pie puede dar un poco de vértigo. “Es útil cuando el tiempo y el espacio son cortos. Da la libertad de expresar la lujuria en cualquier momento y habla de una vida sexual impredecible y emocionante”.

6. La vaquerita
Montar al hombre es una estrategia para las mujeres que quieran asegurarse el orgasmo. Demuestra valentía y confianza. El hombre también saca partido: puede disfrutar de ver gozar a su pareja.

Esta lista es solo una guía que demuestra que hay ciertas resonancias de toda una vida y pueden estar expuestas sin que se perciban por completo.

“Influye también la posición histórica que estamos viviendo. Hoy estamos trabajando con la equidad de géneros. Antes el que manejaba las posiciones o decidía lo que se hacía en la cama era el hombre. Hoy la mujer también puede crear y buscar nuevas posturas”.

Gracias por calificar! Ahora puedes decirle al mundo como se siente a traves de los medios sociales.
Lo que acabo de ver es..
  • Raro
  • Asqueroso
  • Divertido
  • Interesante
  • Emotivo
  • Increible

DEJANOS TU COMENTARIO