Cómo combatir la sequedad de la piel durante la menopausia

Según los especialistas, la falta de estrógenos que se produce en esta etapa hace que la dermis se afine y pierda más agua.

A medida que pasan los años, la piel va cambiando. En el proceso de envejecimiento, sobre todo en la menopausia, influyen factores biológicos internos y también otros externos que podemos evitar como el consumo de alcohol, el tabaquismo, las dietas insalubres, entre tantos otros. La realidad es que después de esa etapa, el cuerpo en general, tanto de las mujeres como de los hombres, va cambiando y más si no se toman los recaudos necesarios para frenar el deterioro.

Con el paso del tiempo, la dermis se transforma y no siempre para mejor. El trato que le damos a nuestro organismo durante la juventud es clave para evitar un retroceso prematuro y para tener una piel más linda y sana. Pero ¿qué pasa en la menopausia?

La piel y la menopausia
Andrés Politi (M.N. 73.970), dermatólogo y miembro titular de la Sociedad Argentina de Dermatología (SAD), quien explicó que, con la edad, la piel tiende a secarse más: “En las mujeres, esto particularmente sucede después de los 50 años. Tiene que ver con la disminución de los estrógenos que hace que la dermis sea más delgada o fina y, por lo tanto, haya pérdida de agua. No sólo se reseca por la edad y la falta de estrógenos sino también por el concepto de fotoenvejecimiento. En las áreas más expuestas al sol, la piel envejece más: se pone más fina y pierde más líquido”.

Para el especialista, otra causa bastante frecuente es la alergia. “Estos pacientes tienen más tendencia a la sequedad de la piel. También hay un factor estacional: la piel se seca mucho más en invierno que en verano. La zona del cuerpo que más se seca, por lejos, son las piernas, específicamente de la rodilla para abajo. En segundo lugar, los brazos y, en tercer lugar, la espalda. El tomar agua ayuda a evitar la sequedad, pero de nada sirve ingerirla en exceso. Lo que en realidad pide y necesita la piel es que se retenga el agua corporal. La única manera de hacerlo es agregando sustancias o grasas que, al ser hidrófugas, impiden que el agua salga del cuerpo”, preció.

Es una iniciativa de concientización que pone el foco en la prevención. También invita a que la población retome aquellos controles médicos suspendidos o postergados por la pandemia.

Por tal motivo, algunos de los consejos para evitar la sequedad de la dermis son:

Evitar bañarse con agua muy caliente.
No exfoliar el cuerpo muy a menudo, ya que disminuye la barrera de piel.
Secarse apoyando la toalla sobre la piel y no fregándola.
Usar cremas (sin importar cual) en todo el cuerpo después de bañarse, ya que contienen agua y grasa. Las más conocidas que retienen agua son las que contienen urea (del 5 al 10%) y las emulsiones o cremas con lactato de amonio (al 12%).

Qué se sabe sobre la seguridad, eficacia y validez de usar diferentes vacunas contra el coronavirus en la segunda dosis
Cada vez más países apuestan a esta alternativa. Muchos gobiernos aún no aclararon si quienes deseen viajar y tienen combinación de drogas son considerados completamente vacunados.

Un problema que afecta más a las mujeres
El dermatólogo Eduardo de Carli (M.N. 58176) sostuvo que los cambios que sufre la piel, después de los 40 y 50 años, son adelgazamiento cutáneo, deshidratación, flacidez, manchas y arrugas. “Entre las principales causas, se encuentra la predisposición genética, el envejecimiento fisiológico y malos hábitos (causas agregadas cómo tabaquismo; alimentación a base de fritos y dulces; falta de uso de cremas y lociones especiales; y, la más importante que es la exposición solar con y sin filtro)”, precisó.

De acuerdo con lo explicado por el especialista, estos cambios producen “alteraciones de la pigmentación, hiperlaxitud, dilatación de pequeñas arteriolas, desorganización de las fibras elásticas, entre otras”. A su vez, agregó que también se pueden producir en algunos sectores de la piel atrofia cutánea, queratosis solares y por supuesto, lesiones precancerosas y cáncer de piel”, advirtió.

Por su parte, Manuel J. Castillo, catedrático de Fisiología Médica de la Universidad de Granada, expresó que, a partir de la cuarta década de vida, las mujeres pueden experimentar la menopausia, lo que supone un abrupto declive funcional.

“La caída en la producción de hormonas sexuales que supone la menopausia se realiza de forma abrupta y hace que se produzcan ciertos efectos, más o menos evidentes, como la alteración de la textura del pelo, de la piel, cambios psicológicos y en la composición corporal y muscular, así como la distribución de la grasa como suele pasar con la pérdida de la cintura”, indicó el especialista.

Gracias por calificar! Ahora puedes decirle al mundo como se siente a traves de los medios sociales.
Lo que acabo de ver es..
  • Raro
  • Asqueroso
  • Divertido
  • Interesante
  • Emotivo
  • Increible

DEJANOS TU COMENTARIO